Si un perro te muerde, ¿muerdes al perro?

De todos es sabido, en todos los aspectos de la vida, siempre hay un abusón, un idiota que hace lo que le viene en gana, contra el bienestar de los demás y a veces incluso en su contra, más por malicia que por estupidez. 
Se ve constantemente en las clases, en los colegios, en los parques. En lo adulto, bien puede ser una pareja, un jefe, un compañero, un vecino. Hay de todo oye. A veces se hace algo al respecto, a veces no. Lo lógico sería chivarse al que tenga el poder necesario para tomar medidas y desentenderse del tema. Por ejemplo a algún responsable en el supermercado con la autoridad para hacer que el insensato de turno se ponga la mascarilla en lugar de partirse la cara in situ. 

Que la gente puede tener miedo a posibles represalias, entendible y justificado, en función de cuan idiota sea el idiota. No por ello habrá que dejar de quejarse. Que se lo pregunten a aquellos adolescentes que se han suicidado porque nadie tomó medidas cuando debieran haberlo hecho. No, esos no hablarán más. ¿Ha merecido la pena entonces callarse y dejar que el abusón avance en su poder gracias al silencio de los otros? Discrepo. 

Para eso tenemos las fuerzas del orden y seguridad, para velar por nuestra seguridad con la cualificación necesaria para ello y actuar en consecuencia, para acabar con las tonterías. Porque simplemente no procede. Se supone que estamos hechos para vivir en sociedad y en comunidad, pero como no siempre  es posible, y muchos individuos no están preparados para ello y no está bien visto acabar con ellos, al menos corregir la actitud. 

Es aquí entonces cuando interviene el miedo, las represalias, y esas cositas tan humanas. Que si habrá que dejarlo estar, que si tampoco es para tanto, que si no merece la pena. Vuelvo a discrepar. La primera reacción, al igual que la primera declaración es siempre la correcta, cambiando claro está las formas, no vaya a ser que uno se ponga violento. Pero se evita seguir hacia adelante por miedo. ¿Por miedo a qué?  ¿A un desgraciado que ha hecho algo malo con intención? Si nadie toma medidas la cosa seguirá. Si nadie toma medidas, el miedo aumentará. Si nadie toma medidas, nada cambiará. 

Da igual que sea un compañero de clase o un vecino miserable, hay que poner los puntos sobre las ies y hacer lo correcto, y sí, asumir las consecuencias, que seguramente vengan, y estar preparado para ellas. 

Y todo esto en relación a un señor bajito que movía la mano y los hilos hace muchos años, casado con una mujer llena de collares a los que la gente normal tenia miedo. Miedo a que al volver de los campos, te llegaran los secuaces y acabaras muerto. Y si no hubiera sido por aquellos que en su momento se rebelaron en contra del regimen, aquellos que alzaron la voz recriminando que aquello no estaba bien, aquellos que defendieron en su día a los muertos, seguiríamos en dictadura. Si las mujeres que llaman al 016 con motivos justificados siguieran atrapadas en el miedo, seguirían apaleadas. Si los vecinos amedrentados no se quejaran al presidente, seguirían amedrentados. Y si a los cacos nadie los denuncia y los identifica, por ridículo que sea el valor de lo robado, seguirá habiendo cacos. 

Pero no vamos a defender lo que es nuestro, ¿¡Para qué!?

¡Luego estamos! 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s